domingo, 4 de abril de 2010

EL EGÓLATRA QUE DA SENTIDO A MI HUMOR II

PARTE II: "TRIBUMAN"

Cuéntase la épica historia contemporánea de un bienhechor de la Justicia Tributaria, aquel que condenó las desigualdades impositivas a "troche y moche", porque que lo haga el artículo 16 de la Constitución Nacional, no es suficiente.
Érase un marzo de 2010, en una lejana Universidad del Sur (!) del país, un lugar lúgubre, ventoso, y alejado del glorioso smog narciso de la Capital Federal. Allí, el bienhechor debió consagrar sus máximos esfuerzos para despabilar a los cerebros salvajes, faltos de toda buena educación, carentes de integridad intelectual, ajenos a la realidad nacional.
Ellos no sabían que aquel héroe estaba allí para salvarlos del pantanoso hueco de sus limitaciones mentales. Sus iniciales: JMS.
Continuará...

3 comentarios:

jimena rivas dijo...

"...pantanoso hueco de sus limitaciones mentales..." jajaja Muy bueno Ana! Muy bueno!

Ana dijo...

Ah! Mi fan preferida!!! Jajaja

Fer dijo...

Jajajaj me gusto eh! Pero no te lo comento porque no comparto la experiencia (?) ¿Qué decía la mujer?